Entrevista a Montiel Cañete

Residencia Santos Reyes - Noticias - Entrevista Montiel Canete

Hola Monti dime, ¿cuál es tu formación?

Soy Graduada en Enfermería por la Universidad de Valencia.

Antes de entrar en esta residencia, ¿habías trabajado en otras?

Sí, esta es la cuarta residencia en la que trabajo.

Y con toda la experiencia que tienes, ¿qué te parece esta residencia?

¡Uf, Yo ya me apuntaba en lista de espera para vivir aquí! En cuestión de instalaciones, el jardín que tenemos, el patio, las actividades, la atención a la persona… podría estar así mucho rato. Es una residencia Especial.

Y de todo lo que ves que te gusta, ¿qué es para ti lo más relevante de la residencia para con ellos?

Desde mi punto de vista, esto no es “que vienes a trabajar” vienes a “estar con tu familia”. Es como una Pequeña Gran Familia. Mira que tengo más trabajos, pero esto no me lo quiero dejar porque es como si fueran mis abuelos. Vengo y lo que más me gusta es la familiaridad con la que se les trata, para nosotros no es como en otras residencias que son abuelos que vienes, los cambias, lo tratas, le das la medicación y te vas… Pues no. Aquí hablo con ellos, me cuentan su vida, es como una familia.

Cuando hablé con Claudia me dijo lo mismo.

Sí, es que es así. Luego aquí también los trabajadores somos como una gran familia, que eso también es importante. Yo estoy aquí y siempre es la preocupación de cómo estoy, Rosana me pregunta todos los días cómo estoy y eso lo agradezco. Porque además aprecian mi trabajo, ya que ven que me apasiona lo que hago y que valoran mi labor y me lo dicen. Porque en otras residencias he ido a trabajar y no han apreciado el esfuerzo que yo he hecho o el mejorar o hacer cosas por la residencia.

Que no ven que eres Monti, sino que sólo ven que eres una enfermera y nada más.

Efectivamente. Y, claro al llegar aquí a los tres meses Carmen la directora me hizo indefinida y eso me sorprendió porque en otra residencia al año, sin decirme nada me dijeron que no volviera por whatsapp, y claro eso se te queda. Y yo tenía miedo porque me hizo el contrato de tres meses de prueba y claro luego me hizo indefinida y efectivamente llevo ya dos años.

Pues eso es importante porque te ayuda a hacer las cosas bien y tú ves que tienes cierta estabilidad porque te valoran.

Claro y que confía en mi para hacer ciertas cosas. El trabajo ya es parte de mi familia.

Con todo lo que hemos pasado del Covid, ¿cómo te ha repercutido en el trabajo?

Sinceramente aquí lo hemos llevado muy bien. Han sido decisiones no solo de la directora y la supervisora todo lo que hacíamos, sino que hacíamos reuniones de todo el personal para hacer una lluvia de ideas para ver todos qué opinábamos y eso es de agradecer, al ver si buscan tu opinión a la hora de hacer las cosas. Creo que se ha llevado muy bien, y así ha sido porque no ha entrado el covid, hemos tenido casos de trabajadores y aún así ningún residente ha tenido el covid. Pienso que en relación a la pandemia lo hemos llevado estupemndamente, tanto nosotros como en los abuelos, algo se les nota, pero en general yo los veo felices y bien.

Y al saber que todo ha ido de una manera tan buena y que tenemos la vacuna, eso también motiva.

Por supuesto, que nos eligieran la primera residencia para la vacuna nos dejó asombrados, pero es la recompensa al trabajo bien hecho.

Una cosa que muchas veces la gente se plantea es que los familiares o las personas no ven bien ir a la residencia porque parece ser que se les abandona.

Yo, por ejemplo, tengo una situación familiar en la que unos familiares están para ir a una residencia, la verdad es que a las personas mayores a veces les cuesta ceder en un tema así, están con su idea de que ir a una residencia es como un abandono o ir a la cárcel encerrado. Yo siempre les digo que depende en la residencia en la que estén. Les pongo el ejemplo de aquí y esto es como si fuera un hotel. Te lo hacen todo y tú tienes tu libertad, ahora evidentemente no porque están las restricciones del covid, pero de normal, pueden salir a la calle o como hace una residente salir a pasar el fin de semana fuera. No hay pegas, es hablarlo con dirección y si lo ve bien nunca pone problemas para hacer cualquier cosa. Tienen su libertad, pueden hacer su vida, salir a tomar un café con un familiar, ir de compras, pueden vivir aquí igual o mejor que en su casa. Para mi vivir en esta residencia es tener calidad de vida.

También te puede interesar...

Pin It on Pinterest